La dualidad del estudiante

PorRafa Mata

La dualidad del estudiante

Recientemente leí el artículo enlazado al final de esta publicación. Todo el mundo que tiene un poco de curiosidad por la ciencia sabe de la existencia de la teoría física de la dualidad onda-corpúsculo. Donde, una partícula se puede interpretar como un corpúsculo o una onda, y de las dos maneras estaría igualmente bien descrita.

No es que sea necesario conocer esta teoría para comprender lo que quiero transmitir aquí, pero veréis como tiene una cierta similitud. Me refiero a los cambios de estados de los estudiantes. Sobre todo de aquellos que se encuentran en bachillerato y les oprime el peso de las buenas notas y la cercanía del selectivo o prueba de acceso a la Universidad.

Este tipo de alumnos puede llegar a la academia por primera vez con muchas ganas de aprender, muy motivados y preparados para comerse el mundo. Sin embargo, tras el transcurso de la primera clase sus caras secuencian expresiones que inician en la motivación y acaban en la desesperación. En diez minutos, ellos mismos se dan cuenta de que no saben nada, que no han entendido nada y que todo se ha vuelto cuesta arriba, casi imposible de superar. En particular me gustaría resaltar un caso reciente, en el que cuatro alumnos de primero de bachillerato se han enfrentado al que posiblemente sean los temas más complicados de matemáticas II en este curso: los vectores y la recta descrita en el plano mediante geometría analítica.

Estos cuatro estudiantes, sin lugar a dudas, son muy buenos estudiantes. Pero, al enfrentarse a este examen su sensación ha sido desastrosa. Aunque hay que destacar que todavía no saben las notas. Igualmente, se han dado cuenta que ya no vale con estudiar un par de días antes. Ahora hay que esforzarse e invertir todo el tiempo del que se dispone en estudiar concentradamente. Con este texto, solo pretendo devolverles la motivación, pues si se han dado cuenta que no saben nada y su respuesta ha sido expresar su grado de preocupación; eso solo reitera que son buenos estudiantes y quieren hacerlo bien. Pero, claro, nada es gratis. El sacrificio, las horas de estudio, el esfuerzo y la concentración deben de incrementarse para poder logar las ansiadas buenas notas y el acceso a la facultad deseada.

A esos alumnos duales que se creen que se van a comer el mundo y luego se dan cuenta que saben bien poco: centraros y no desesperéis. ¡Lo vais a lograr con total seguridad!, pero el camino no será fácil.

¡Mucho ánimo que la PAU está a la vuelva de la esquina!

Sobre el autor

Rafa Mata administrator

Deja un comentario